12 de febrero de 2015

Viajar por la ruta del vino en el Al Andalus

Se trata de un viaje turístico que podemos realizar en los dos sentidos. En mi modesta opinión, la mejor opción es la que se inicia en León y termina en Zaragoza, pero sobre gustos y pareceres no hay nada escrito, por lo que cada viajero puede dar comienzo a este majestuoso viaje desde el punto de partida que mejor se adecue a sus perspectivas y/o posibilidades.



La ruta del Vino Ribera del Duero y Rioja supone un encuentro con dos de las denominaciones vitivinícolas con más prestigio del territorio español. Aunque, a decir verdad, cualquiera de las denominaciones de origen que cubren nuestra piel de toro tienen unos caldos con una calidad de primer orden. Todo ello sin menospreciar vinos, que fuera de las lindes que delimitan dichas denominaciones de origen, tienen unas calidades y unos valores enológicos nada despreciables.




De Zaragoza a Logroño:

En esta primera etapa de este hermoso, lujoso y espectacular viaje a través de las denominaciones de origen Ribera del Duero y Rioja, en el que se aúnan exclusividad, cultura y ocio, nuestro punto inicial se da cita en Zaragoza. Cita obligada es la visita a su Catedral del Pilar, construida bajo el estilo barroco propio de la época, pero con matices bizantinos después de varias reformas.

Pero estando en Zaragoza, no podemos olvidarnos de Francisco de Goya, artista que se toma como precursor y referencia para dar inicio a la pintura contemporánea. Por ello no estaría mal visitar alguna que otra galería de arte, entre las que cabe mencionar A del Arte, Antonia Puyo, Aroya, Itxaso, LASAL, Salduba, Carolina Rojo, etc.


De Logroño a Miranda de Ebro:

Miranda se convierte en punto de destino hacia Haro, ciudad ubicada en La Rioja, en la cual el viajero visitará una bodega, de entre las muchas y muy buenas que se asientan en la cuna de la denominación de origen Rioja, centenaria. En concreto, la bodega elegida es la de Marqués de Riscal que, amén de sus afamados caldos, se ha dado a conocer turísticamente hablando por su conocido e innovador hotel de lujo, diseñado por el arquitecto canadiense Frank O. Gehry.

Edificio de la bodega,hotel,Marqués de Riscal
El magnífico Hotel de Riscal, obra de Frank O. Gehry

El hotel está recubierto de titanio y lleva los colores emblemáticos de la marca Marqués de Riscal: rosa, oro y plata. El arquitecto también diseñó el Museo Guggenheim de Bilbao.


De Miranda de Ebro a Valladolid y León:

Visita a la capital de Castilla y León. La ciudad atravesada por el río Pisuerga, bien merece unas cuantas jornadas. Son muchos los lugares que se deben visitar. Una ciudad industrial, enfocada en los últimos tiempos hacia el turismo gastrocultural

La cuna de José Zorrilla, por la que también pasaron Cervantes y Cristóbal Colón entre otros, en este viaje es lugar de tránsito hacia la denominación de origen con mejor trayectoria en los últimos años: Ribera del Duero. Se visitará una bodega, pudiendo disfrutar de Peñafiel, localidad reconocida por su castillo en forma de barco que navega las tierras castellanas y por su Coso medieval con una conservación digna de elogio.


A León:

Ciñéndonos a la ruta, la capital leonesa se convierte en el fin del trayecto. Esta ciudad capitaneada por sus famosísima Catedral de estilo gótico francés, toda ella recorrida por unas espectaculares vidrieras reconocidas mundialmente por su enorme valor artístico.

Una institución que mereces muy mucho la pena visitar, en contraposición a la mencionada catedral, es el MUSAC (Museo de Arte Contemporáneo de Castilla y León) ubicado en la Avenida de los Reyes Leoneses y diseñado por los prestigiosos arquitectos españoles Emilio Tuñón y Luis Moreno.



Si lo desea, deje su comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...