21 de enero de 2015

Percepción y patologías: agnosias y asimbolias

La patología de la percepción puede deberse a lesiones cerebrales muy localizadas (como en las agnosias) o a la afectación de estructuras más complejas (caso de las alucinaciones).


Las patologías sensoriales que alteran o abolen la percepción son producidas por la lesión de un receptor sensorial. Este puede afectar a  las zonas vecinas al área de proyección o a la zona cortical de proyección.


Así, en las anestesias, cegueras y sorderas corticales, la lesión del receptor sensorial producida en la zona cortical de proyección ha suprimido la sensación correspondiente para esa variedad perceptiva pero el paciente LO IGNORA, es decir, no tiene conciencia de haber perdido la sensación correspondiente.  Por ejemplo, la destrucción de las áreas 17 causa ceguera cortical y el paciente no sabe que no ve (mientras que en una ceguera de origen periférico, como la provocada por la lesión de las vías ópticas, el paciente SI SABE que no ve).


Pero me centraré en algunas patologías que alteran la percepción de lo visual.

Agnosias y asimbolias: 

Son algunas de las patologías de la percepción. Están causadas por lesiones (por ejemplo, provocadas por accidentes cerebrovasculares) de las áreas occipitales 18 y 19.

Cuando la lesión está próxima a las zonas vecinas al área de proyección, el paciente conserva la sensibilidad elemental pero el proceso perceptivo está perturbado: son las denominadas Agnosias, en las que cabe diferenciar las agnosias propiamente dichas de las asimbolias.

Agnosia perceptiva: puede ser visual, táctil o auditiva y siempre es unilateral por estar sus centros vinculados a las áreas de proyección (así, una lesión en la zona  derecha, provocará una agnosia del lado izquierdo, y viceversa). Las agnosias permiten percibir, pero no diferenciar.

La agnosia visual: afecta a un aspecto de la percepción visual, habiendo varias modalidades:


. Agnosia de los objetos y de las formas: el paciente es incapaz de decir el nombre del objeto o de la forma que lo representa, es decir, no puede nombrarlo.

.. En la agnosia de las formas, conocida como Formblindheit, el paciente no puede nombrar una figura geométrica u objeto con poca pregnancia: por ejemplo, no podría decir que la fotografía que vemos abajo se corresponde con el famoso retrato de La Gioconda.

Agnosia visual por disminución de la pregnancia

.. (Dentro de este tipo de agnosias también se incluyen: la alexia (agnosia para escribir o leer pues la escritura es un símbolo del lenguaje y la alexia suele depender de la afasia que es la perturbación del lenguaje)).

. Agnosia de los colores: la persona afectada puede reconocer el color aislado pero apenas diferenciará los matices de ese color. El paciente es incapaz de comparar colores.

Agnosia colores, azul aislado
Agnosia de los colores, degradación cromática

El sujeto percibe y nombra correctamente el azul aislado, por ejemplo, pero será incapaz de reconocerlo dentro de un conjunto de colores como el arco iris y no puede comparar colores debido a su imposibilidad para percibir la degradación cromática. También es incapaz de ordenar colores de diferente gama cromática.


Asimbolia: 

La sensibilidad elemental se mantiene intacta, así como también se conservan la diferenciación de intensidad y extensión, pero el paciente no puede reconocer el objeto porque ha perdido la pregnancia simbólica propia de la percepción normal.


Puede describir el objeto, pero tiene dificultad para reconocer su naturaleza. El paciente únicamente puede conocer el objeto empleando el método discursivo basado en la interpretación de los signos.

Como las agnosias, la asimbolia también puede ser de naturaleza visual, táctil o auditiva.

Si lo desea, deje su comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...